Un ingenuo editorial de Haaretz sobre el BDS.

Fotoeditorialhaaretz

A propósito de la nueva ley que el Parlamento israelí ha aprobado prohibiendo la entrada a Israel de activistas del movimiento internacional de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS), el diario israelí Haaretz ha publicado hoy un editorial que puede parecer muy crítico a quienes no estén familiarizados con la realidad de la ocupación, la colonización y el régimen de apartheid que Israel impone a millones de palestinos, o con la ideología racista que impregna al gobierno,  a gran parte la opinión pública y a la práctica totalidad de los medios de comunicación israelíes. Por el contrario, el artículo peca, cuando menos, de ingenuo.

En primer lugar, el editorial habla de modo genérico de aquellos que “buscan la destrucción de Israel”, sin especificar quiénes son. Está imprecisión resulta difícil de entender en un artículo en el que ninguno de los actores nombrados (activistas del BDS, judíos de la diáspora que se oponen a la ocupación y funcionarios y políticos de las instituciones de la Unión Europea) ha abogado ni aboga por la destrucción de Israel. La ambigüedad parece destinada, por tanto, a dejar claro que la línea editorial del diario encaja con la solución de dos estados en contraposición a la de un estado binacional en la que judíos y palestinos convivan juntos en igualdad de derechos en un único territorio compartido.

En segundo lugar, el editorial aborda únicamente las dificultades a las que Israel puede enfrentarse con la aprobación de la ley, obviando los efectos que esta medida tendrá sobre los palestinos que malviven en los Territorios Ocupados. Los activistas a los que se prohibirá la entrada no suelen tener la más mínima intención de viajar a Israel; lo hacen para poder entrar a los Territorios Ocupados, cuya única vía de acceso es Israel. La ley impedirá que cientos de personas que trabajan, por ejemplo, en proyectos de cooperación con ONGs o instituciones oficiales en Palestina puedan seguir haciéndolo. Se trata, en definitiva, de aislar todavía más a la población palestina ocupada. Aunque Haaretz no se dé por enterado, la medida está pensada principalmente para mandar un mensaje bien claro a los palestinos: no podéis salir del gueto en el que os hemos encerrado y, a partir de ahora, solo vamos a dejar entrar a quienes no se muestren demasiado activos contra nuestra política de apartheid. Olvidaos, pues, de la solidaridad internacional efectiva.

Lo anterior no es una crítica al diario Haaretz, el único medio corporativo israelí que todavía critica abiertamente la ocupación y el apartheid. Lo anterior son tan solo dos ideas; os dejamos con la traducción del editorial para que os hagáis las vuestras. Podéis leer el original aquí.

La nueva prohibición de viajar a Israel: boicoteando la verdad.

La nueva ley favorece a quienes buscan la destrucción de Israel y penaliza a quienes apoyan su existencia, pero se oponen a la ocupación.

La Knesset (Parlamento Israelí) aprobó en segunda y tercera lecturas un proyecto de ley presentado por los diputados Bezalel Smotrich (Habayit Hayehudi) y Roy Folkman (Kulanu) que prohíbe las visas de entrada y residencia a los no israelíes que pidan un boicot económico, cultural o académico a Israel o a “un área bajo su control”, es decir, las colonias [Territorios Ocupados Palestinos].

La ley es otra muestra de la tendencia del gobierno nacionalista de derechas a convertir a Israel en un bastión contra cualquier persona que opte por oponerse a la política israelí actual mediante el uso de un instrumento legítimo de protesta no violenta en una sociedad democrática: el boicot.

A partir de ahora, la entrada a Israel estará prohibida a no israelíes o a personas sin visado de residencia permanente si ellos, o la organización o entidad a la que representen, “ha emitido de forma expresa un llamamiento público de boicot a Israel” o “se ha comprometido a participar en un boicot” de los productos producidos, por ejemplo, en las colonias. La prohibición se aplicará a menos que el ministro del Interior decida darle a esa persona una visa especial.

Por lo tanto, la coalición de Netanyahu continúa borrando intencionadamente los límites de 1967 [la frontera reconocida internacionalmente], obrando en realidad a favor de aquellos que buscan destruir completamente al estado soberano de Israel, y penalizando a los que apoyan su existencia, pero se oponen a la ocupación. Entre estos últimos hay muchos judíos de todo el mundo que trabajan por la existencia del Estado de Israel junto a un Estado palestino oponiéndose a las colonias. De ahora en adelante, de modo absurdo, estas personas también tendrán prohibida la entrada en Israel, que se define como el estado de todo el pueblo judío.

No sólo la relación con los judíos de la diáspora está en peligro a causa de la nueva ley; también lo están los lazos diplomáticos. En el debate de 2011 sobre la ley de boicot, el asesor legal del Ministerio de Relaciones Exteriores señaló, ante la posibilidad de negar la entrada a Israel a personas partidarias del boicot que “la ley podría dañar los lazos de Israel con la Unión Europea”.

De hecho, la UE y algunos de sus países miembros ahora diferencian entre Israel y los Territorios [Ocupados] en términos de financiación, marcado de productos e importaciones agrícolas. ¿Prohibirá ahora Israel la entrada a líderes y funcionarios de la UE? ¿Excluirá a los líderes de países que diferencian entre Israel y los Territorios?

El propósito de la ley no es proteger a Israel, sino proteger la colonización. Tiene la intención de dañar a los opositores al régimen y asustarlos mediante la confección de listas negras y la imposición de sanciones. Smotrich, uno de los redactores de la ley, explicó: “¿Qué dice esta ley después de todo? Una persona sana que ama a los que lo aman y odia a los que lo odian no pone la otra mejilla”. En este caso, Israel ha hecho exactamente lo contrario: ha abofeteado a los que lo aman y fortalecido a los que lo odian.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s