¡Que no follen los beduinos!

Ejercicio mental. Imaginad que Obama se levantara un día con el pie izquierdo y se le ocurriera afirmar que “hay que controlar la tasa de natalidad de los negros”. O que Rajoy afirmara (tras una pantalla de plasma, eso sí) que “la cantidad de gitanos en España está aumentando demasiado rápido”.

Afirmaciones así serían sinónimo de dimisión en un país relativamente normal. En Israel, no.

En Israel, un ministro de agricultura puede perfectamente afirmar que “quizás deberíamos hacer frente al fenómeno de la poligamia de los beduinos para reducir la tasa de nacimiento“, o declarar que es un problema que se calcule que para 2035 pueda haber medio millón de beduinos en Israel (en la actualidad son 160000 los palestinos beduinos residentes en Israel). Puede decir todas esas barbaridades racistas, y luego irse a dormir tranquilo. Porque Israel está basado en el racismo. Porque ni siquiera se escandalizan los israelíes a los que no les parecen bien estas palabras. Que se sepa, nadie en Israel ha pedido su dimisión por estas palabras.

Grupo de beduinos ante su casa derruida por el ejército israelí.

El engendro que ha soltado esto es, en efecto, Yair Shamir, ministro de agricultura en el gabinete de Netanyahu. Un personaje nacido en Palestina, e hijo de un terrorista judío, Yitzhak Samir, natural de un poblado de la actual Bielorrusia. Yitzhak Samir, que mató a los suficientes palestinos durante el mandato británico de Palestina (1920-1948) como para llegar a Primer Ministro de Israel. Es decir, un inmigrante venido a más. Y el hijo del inmigrante dice ahora que se debería controlar la natalidad de unos de los indígenas de Palestina, los beduinos.

Bueno, pues si Yair Shamir quiere ideas para controlar la natalidad de los beduinos, podría tomar nota de la Alemania de los años 30, donde antes de la solución final, hubo campañas de esterilización masivas con homosexuales, gitanos, personas con necesidades especiales… y judíos.

 eugenesia

La historia nos crea estas paradojas. Paradoja eugenésica, la llamaremos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Apartheid, Israel, Limpieza étnica, Racismo, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s