Masacres y limpieza étnica: Deir Yassin

Uno de los mitos fundacionales de Israel consiste en afirmar que, cuando los líderes judíos de Palestina declararon la creación del país el 14 de mayo de 1948, todos los países árabes vecinos comenzaron un ataque masivo contra ellos para destruirlo. Durante el transcurso de la guerra que sobrevino, según la versión israelí, la población autóctona palestina fue animada por los propios líderes árabes a abandonar el territorio para que, de ese modo, los soldados árabes pudiesen limpiar de judíos Palestina más cómodamente.

Nada de esto es cierto; desde luego, no como ellos lo cuentan. No podemos explicar en esta entrada toda la historia del sionismo, que comienza antes de la I Guerra Mundial. Dedicaremos muchos post a esto. De momento, comenzaremos hablando de una mentira y de una masacre.

La mentira consiste en afirmar que el “abandono” de más de 700.000 palestinos de su territorio fue promovido por los propios líderes árabes; en realidad, fue el resultado de una política de asesinatos en masa y destrucción de pueblos y aldeas llevados a cabo por las milicias judías sionistas. Es decir, el estado de Israel fue fundado sobre la limpieza étnica de la mayor parte de la población autóctona palestina. Estas masacres comenzaron mucho antes de que los ejércitos árabes entraran en guerra contra Israel. De hecho, el “ataque” de los países árabes vecinos fue un intento de parar las atrocidades y la limpieza étnica que los sionistas estaban llevando a cabo sobre la población civil palestina.

La masacre de la que hablaremos hoy fue la de la aldea palestina de Deir Yassin. No fue la única, de hecho hubo muchas más, pero es la más conocida, tanto por estar perfectamente documentada como por el nivel de salvajismo que se empleó contra la población palestina. Además, al parecer fue la chispa que encendió el terror entre la población palestina, el mensaje que los colonos sionistas querían enviar respecto a qué nivel de brutalidad estaban dispuestos a alcanzar para limpiar Palestina de árabes, el detonante que hizo que centenares de miles de palestinos huyesen aterrorizados ante el avance de las milicias judías sobre sus ciudades y aldeas.

Deir Yassin era un pequeño poblado de alrededor de 400 habitantes, palestinos en su totalidad. El 9 de abril, mes y medio antes de que los ejércitos árabes entrasen en guerra con Israel, un grupo conjunto de dos milicias sionistas, Lehi e Irgún, atacó y conquistó el poblado. Cuando el comisionado de la Cruz Roja Internacional, Jacques de Reynier, consiguió acceder dos días después al lugar para evacuar a los heridos, se encontró con un espectáculo horroroso: hombres, mujeres, ancianos y niños asesinados en sus propias casas mediante disparos a corta distancia y con cuchillos. No nos alargamos más, os dejamos con algunas de sus propias palabras:

[…] Fui rodeado por un círculo de hombres con armas semiautomáticas, y vi muchos soldados yendo y viniendo, armados hasta los dientes, la mayor parte de los cuales llevaba un cuchillo árabe a la cintura. Uno de ellos mostraba orgulloso un cuchillo de 60 cm. de largo, 10 de ancho, de doble filo, todavía lleno de sangre. […] Me fue posible visitar algunas casas y la situación es la siguiente: más de 200 muertos en total, hombres, mujeres, niños […]

Otro documento  interesante es el que Fletcher-Cooke, jefe de la delegación británica en la ONU envió al entonces Secretario para Palestina de la ONU. En él destaca, refiriéndose a Deir Yassin,

[…] la muerte de alrededor de 250 árabes, hombres, mujeres y niños, […], que tuvo lugar lugar en circunstancias de gran brutalidad. […] Mujeres y niños fueron desnudados, alineados, fotografiados, y después ejecutados con armas automáticas, y los supervivientes han relatado increíbles atrocidades. Aquellos que fueron tomados como prisioneros fueron tratados con una brutalidad degradante […]

Hoy en día, Deir Yassin no existe. Es parte de un barrio judío de Jerusalén.

Hospital psiquiátrico de Kfar Shaul, en lo que fue Deir Yassin. Algunas de las construcciones que se ven son originarias de la aldea palestina

No fue esta, ni mucho menos, la única atrocidad cometida por los sionistas en lo que ellos llaman la Guerra de la Independencia en Palestina. La limpieza étnica y el robo de tierras, además, no acabó con la victoria de Israel en 1948. Centenares de aldeas y poblados fueron vaciados de palestinos y destruidos durante los siguientes años. De hecho, el robo y la limpieza étnica continúa hoy en día.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Hasbara, Limpieza étnica y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s